2019 · 09 · 27

Israel y Palestina escenifican en la ONU lo lejos que está la paz

El presidente palestino, Mahmud Abás, y el ministro israelí de Exteriores, Israel Katz, escenificaron hoy en la Asamblea General de la ONU lo lejos que aún está la paz en Oriente Medio.

En su discurso, Abás acusó al Gobierno de Israel de promulgar leyes "racistas" y de promover el "apartheid" contra los palestinos y denunció ante la Asamblea los planes de su primer ministro, Benjamin Netanyahu, de anexionarse territorios palestinos ocupados después de las elecciones generales celebradas el 17 de septiembre.

"Rechazamos por entero y de forma completa este plan", dijo tras calificar a Netanyahu de arrogante y antes de acusar al Gobierno israelí de promulgar leyes "racistas" y de promover el "apartheid" contra los palestinos.

El pasado 6 de abril, Netanyahu, que en la actualidad intenta formar Gobierno, prometió que si se imponía en las elecciones anexionaría a Israel al menos parte de los territorios palestinos ocupados.

"Anunció de forma arrogante que de ganar las elecciones se anexaría y aplicaría la soberanía israelí al valle del Jordán, al norte del mar Muerto, y a los asentamientos coloniales de Israel pese al hecho de que todas estas zonas son territorio palestino ocupado", dijo.

Abás declaró en la Asamblea General que en caso de que Israel lleve a cabo estos planes la ANP dejará de reconocer "todos los acuerdos firmados con el gobierno de la ocupación y todas las obligaciones relativa a ellos".

"Tenemos derecho a defender nuestros derechos por todos los medios posibles, independientemente de las consecuencias, y a seguir comprometidos, al mismo tiempo, con el derecho internacional y la lucha contra el terrorismo", agregó.

Israel acusa a Palestina de alentar y financiar el terrorismo

Por su parte, el ministro de Exteriores israelí pidió que la ANP, dirigida por Abás, "deje de alentar y financiar el terrorismo y que reconozca el derecho del pueblo judío a tener su propio estado".

Además, insistió en su petición de que los palestinos "regresen a la mesa de negociaciones directas, sin ninguna condición previa", es decir, que renuncien a exigencias como la de que Jerusalén este sea establecida como la capital palestina, que se reconozcan las fronteras de 1967 o que regresen los refugiados.

Unas peticiones que los palestinos consideran irrenunciables.

El deilitamiento de la iniciativa de Paz de Trump

Ambos países llegaban a la asamblea de este año con el debilitado "Acuerdo del siglo" del presidente estadounidense, Donald Trump, planeando sobre la sede de la ONU.

Abás, que en su discurso acusó a Estados Unidos de "apoyar las agresiones israelíes" contra los palestinos y de tomar medidas "ilegales" y "extremadamente violentas", como el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, también cargó contra la iniciativa de paz estadounidense.

Estados Unidos "habla del llamado 'Acuerdo del siglo' y vende engañosas e ilusorias soluciones económicas, después de que todas las posibilidades de lograr la paz "hayan quedado destruidas por sus medidas y sus políticas"

El acuerdo ya llegaba con poca fuerza a la Asamblea de la ONU, no solo por la incertidumbre creada tras la recientes elecciones israelíes, sino porque Palestina nunca ha estado convencida y porque uno de sus constructores, el enviado de la Casa Blanca para Oriente Medio, Jason Grenblatt, anunció recientemente que se retirará.

Tras las intervenciones de ambos políticos, el palestino y el israelí, su posible éxito parece desvanecerse cada vez más en la distancia.

"Jerusalén se mantendrá como la eterna capital de Palestina a pesar de esos planes o acciones", dijo Abás, que incluso adelantó que convocará elecciones en Jerusalén este, además de en Cisjordania y Gaza.

Cómo réplica a las palabras del líder palestino, Katz respondió: "Nadie puede separar al pueblo judío de nuestra patria histórica y nadie puede separarnos de Jerusalén, nuestra capital eterna". 

Fuente: Jorge Fuentelsaz, Agencia EFE